La estrella de la semana en el juicio del 11-M ha sido Rafá Zouhier, un bakala, stripper, mujeriego y soplón de la guardia civil que solía ponerse hasta las cejas de discoteca en discoteca. Este individuo es uno de los que nos intentan vender como islamistas fanáticos (aunque no dudamos que esté involucrado). A pesar de todo, según fuentes no confirmadas a las que hemos tenido acceso, cuando el juez le preguntó si frecuentaba la mezquita, Zouhier aseguró que “Por supuesto, soy asíduo y no me pierdo ni una”. Después de ver las siguiente foto  se comprende todo.

subidon-jpg.jpg

        Después del reportaje gráfico nuestros intrépidos periodistas consiguieron colarse en la citada discoteca y grabar un fragmento de la sesión Hard-Tekno de Ayatolah DJ. Parece ser que al DJ le sentó mal algo que tomó. ¿Habrá tenido algo que ver Rafá?. Juzgad por vosotros mismos.

Anuncios