Esta semana ha declarado en el juicio del 11-M el policía, “Manolón”, y si ya tenía el tío nombre de humorista de Verbena de pueblo, pues nos ha soltado el chiste de la semana.

     Según él, su confidente desde 2001 Trashorras no le dijo nada de sus trapicheos de dinamita con los moros. Afirmó que las constantes llamadas que le hacía el soplón eran porque le gustaba tenerle controlado. Sobran las palabras.

supermanolon.jpg

Anuncios