Ya le hubiera gustado a Hassan II. Así es como se celebra un entierro gitano. Es que no les falta detalle. Televisión de pantalla plana, DVD, Home Cinema, botellón de Chivas (eso sí que es un garrafón), varios pares de zapatos para que la difunta tenga de quita y pon, y totalmente amueblado. Más lujo que en el Ministerio de Fomento, vamos. Tal vez se trate de gitanos transilvanos y estén preparando la tumba para su amo, el Conde Drácula. Quién sabe. Lo malo es que mucho nos tememos que no hayan llamado a un electricista para que instale unos enchufes en el garito.

P.D.: La noticia la hemos extraído de “Entre machacas y becarios”, un gran blog de entretenimiento  http://www.machacas.es/

Anuncios