La tensión es tal que el Rey ha comenzado a anular visitas oficiales por miedo a agresiones. En esta instantánea podemos ver a los ediles municipales de una ciudad catalana, cuyo nombre no viene al caso, esperando al monarca para la inuguración de un nuevo hospital.

rey-hospital.jpg

Anuncios