Ya suponíamos que algún adorador de Satán tenía que haber en la directiva de la revista VOGUE para coger de modelo a la vicepresidenta del Gobierno. Pero esto así, a cara descubierta ya es el colmo.

Las imágenes corresponden a la versión francesa de dicha revista.

untitled-jpg.jpguntitled3-jpg.jpguntitled2-jpg.jpg

Extraído delVirublog

Anuncios