Aparte de por todos los motivos que ya habréis escuchado, porque un país que realiza una película como esta de vikingos en plan serio y que acaba convirtiéndose en obra de culto del cine friki es sin duda una bomba de relojería. Especialmente impresionantes los escudos de peluche, y bueno, del Astérix con michelines mejor no hablar.

Anuncios