Descanse en paz el museo de la multiculturalidad, uno de nuestros blogs favoritos. Nunca olvidaremos su grandioso artículo sobre El Pollo. Esperemos que resucite al tercer día.