Así que juntamos a cuatro venerables ancianos, un señorito andaluz, les ponemos unas banderas de DN y…¡noticia a toda página en “EL MUNDO”! Parece que el “Establishment” guarda una  bala en la recámara por si falla el “Plan Pepelu”.