Da igual la chaqueta con la que se vistan estos majaderos; su prepotencia y su verborrea narcótica son siempre las mismas. Por cierto, ¿No os recuerda a alguien?