Parece ser que el GPS del coche de Pepelu se estropeó y acabó dirigiéndole a una fiesta de Cutty Shark un tanto distinta. Sí, estaba llena de mohicanos, pero no se trataba de ninguna “performance” de La Fura Dels Baus.